Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestro sitio web, aceptás el uso de cookies. Saber más.

Qué ver y hacer en el barrio de Belem de Lisboa

Pasea por el barrio marítimo de la capital lusa, una pequeña joya que cautiva a miles de viajeros

Matteo Gramegna

Matteo Gramegna

Lectura de 8 minutos

Qué ver y hacer en el barrio de Belem de Lisboa

Torre de Belém, Portugal | ©Bernardo Lorena Ponte

El barrio de Belém se encuentra a la desembocadura del río Tajo y es famoso por el Monasterios de los Jerónimos y la Torre de Belém, dos ejemplos del estilo manuelino. Esta corriente artística es muy típica de Portugal y te sorprenderá con su decoración extravagante.

Haz un tour guiado

Detalles del Padrão dos Descobrimentos | ©Deann DaSilva
Detalles del Padrão dos Descobrimentos | ©Deann DaSilva

Cualquier viaje a Lisboa debe pasar necesariamente por Belém. Esta zona está muy ligada a la historia colonial de Portugal; desde estas mismas riberas, las carabelas dejaban Europa para llegar a las costas de Brasil o las posesiones de ultramar en la India.

Eligiendo un tour guiado podrás descubrir este barrio de la mano de un guía experto que te llevará a ver los principales destinos del barrio: el Monasterio de los Jerónimos, el Padrão dos Descobrimentos y la Torre de Belém. Estas excursiones suelen durar dos horas y, normalmente, empiezan en Praça do Império (enfrente del Museo de la Marina) o en la Doca de Bom Sucesso, los muelles a orillas del río. El punto débil de este tour es que las entradas a museos/iglesias no están incluidas.

Reserva un tour guiado por Belem

Visita la obra maestra de la arquitectura manuelina

Monasterio de los Jerónimos | ©balavenise
Monasterio de los Jerónimos | ©balavenise

El Monasterio de los Jerónimos es un majestuoso edificio religioso que domina Praça do Império. Su historia está ligada a las exploraciones marítimas y a la figura de Vasco da Gama. En 1497, el navegante luso zarpó del puerto de Santa Maria de Belém, bordeó la costa oeste de África, dobló el cabo de Buena Esperanza y llegó a Calicut (India) el 20 de mayo de 1498. Un año después, dos botes volvieron a Portugal cargados de especias. Para celebrar esta nueva ruta comercial, el rey Manuel I decidió construir una gran iglesia y encargó el proyecto al arquitecto Diogo de Boitaca.

La primera parada es la Iglesia de Santa María de Belém, un templo gótico con grandes columnas y los sepulcros de cuatro monarcas portugueses, Luís de Camões y Vasco da Gama. Otro ambiente que no puedes perderte es el claustro de dos pisos de estilo manuelino. Ambas plantas están ricamente decoradas con gárgolas, símbolos náuticos, medallones, azulejos y mucho más. De octubre a abril, abre de 10:00 a 17:00 mientras que de mayo a septiembre el cierre es a las 18:30.

Cuando te encuentres en la Iglesia del monasterio, levanta la mirada hacia la bóveda del crucero. Esta extraordinaria cúpula se caracteriza por la estructura que recuerda una telaraña pero, pese a su altura y tamaño, ¡no está sostenida por ninguna columna!

Reserva entradas al Monasterio de los Jerónimos

Descubre el símbolo de la ciudad

Belem Tower | ©Jan Krutisch
Belem Tower | ©Jan Krutisch

La Torre de Belém se levanta en un lugar emblemático de Lisboa: sobre la antigua playa de Restelo, desde donde partían los barcos hacia Brasil, África y las demás colonias de ultramar. La construcción empezó durante el reinado de Manuel I y lleva la firma de Francisco de Arruda. El arquitecto diseñó el baluarte de Azamor, una localidad en la costa atlántica de Marruecos, y su estancia en el país del Magreb se refleja en la decoración de la torre que destaca por los elementos de estilo árabe.

La Torre de Belém abre de martes a domingo de 10:00 a 17:30 (entre octubre y abril) o de 10:00 a 18:30 (entre mayo y septiembre).

Antes de entrar, párate un minuto para ver la gárgola del rinoceronte, una escultura que retrata este animal. La estatua esconde una historia singular que está ligada a las exploraciones marítimas del siglo XVI. En 1513, el almirante Afonso de Albuquerque volvió de la India con un rinoceronte y se lo entregó como regalo a Manuel I: era la primera vez que esta fiera pisaba el suelo europeo. En la corte real, se preguntaron si era tan fuerte como un elefante y para salir de dudas, el monarca hizo que se enfrentaran en un combate mortal. Según cuenta la leyenda, ganó el rinoceronte y el rey quiso homenajear al “animal más fuerte del mundo”.

Reserva entradas para la Torre de Belém

Admira el monumento que conmemora los navegantes lusos

El monumento de Padrão dos Descobrimentos | ©Matt Kieffer
El monumento de Padrão dos Descobrimentos | ©Matt Kieffer

A escasos metros de la Torre de Belém se levanta una torre que recuerda una caravela: el Padrão dos Descobrimentos. El monumento conmemora los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante, una figura clave de la historia lusitana.

En el lado opuesto de la proa, una gran cruz completa el monumento y en su base se halla una puerta. Detrás de este umbral hay un pequeño museo que ilustra las rutas de los navegantes portugueses. Desde aquí puedes subir al mirador que ofrece unas espléndidas vistas sobre el puente deportivo, el río Tajo, el Puente 25 de Abril y el Monasterio de los Jerónimos. Si te gustan los puntos panorámicos, has elegido la ciudad correcta. Lisboa es famosa también por sus belvederes y los más valorados se encuentran en el cercano barrio de Alfama.

De octubre a febrero, el Padrão dos Descobrimentos se queda cerrado los lunes mientras que en los demás días, abre de 10:00 a 18:00. En cambio, de marzo a septiembre abre todos los días de 10:00 a 19:00.

Reserva un tour guiado por Belem

Admira la ciudad desde el Tajo

Crucero por el Tajo | ©wolli s
Crucero por el Tajo | ©wolli s

Para ver la torre, el Monasterio de los Jerónimos y el Padrão dos Descobrimentos desde una perspectiva distinta, puedes optar por un crucero fluvial por el Tajo. Las excursiones salen del puerto de Belém u otros barrios centrales de Lisboa. Una buena opción podría ser un paseo en barco al atardecer. De este modo, podrás ver los principales monumentos de la capital portuguesa mientras surcas las aguas del río.

Los barcos suelen alcanzar Praça do Comércio pasando por debajo de uno de los iconos de la ciudad: el Puente del 25 de Abril, el puente colgante más largo de Europa. Inaugurado en el 1966 como Puente Salazar, cambió su nombre después de la Revolución de los Claveles de 1974. Por su forma y el color rojo, se asemeja al Golden Gate de San Francisco.

Si viajas a Lisboa en verano, te recomiendo reservar los tour con antelación. En los meses cálidos, estas excursiones son muy concurridas.

Reserva un crucero por el Tajo

Revive el pasado en el Museo de Carruajes

Museo de Carruajes | ©RAYPORRES
Museo de Carruajes | ©RAYPORRES

Hasta el siglo XIX, las largas avenidas y las empinadas cuestas de Lisboa eran recorridas por una multitud de carruajes. La realeza se movía en lujosas carrozas ricamente decoradas y mucha de estas han dejado las calles para ser acogidas en el Museu Nacional dos Coches.

El museo está dividido en dos partes: algunos vehículos descansan en el Picadeiro Real (el antiguo ruedo ecuestre de la realeza lusitana), otros en una estructura moderna diseñada por el arquitecto brasileño Paulo Mendes da Rocha. Ambos edificios se encuentran en Praça Afonso de Albuquerque.

Si llegas desde el centro de Lisboa, puedes coger el tranvía 15 hasta la parada Belém. El trayecto dura unos veinte minutos. Si te apasionan los medios de transporte, te recomiendo visitar el Museu da Carris, una institución cultural que alberga autobuses de dos plantas, vagones del metro, carros tirados por caballos, tranvías y mucho más. Desde Praça Afonso de Albuquerque deberás coger el tranvía 15 (esta vez en la dirección opuesta) y bajar en la parada Estação De Santo Amaro.

Haz una parada en la Casa Pastéis de Belém

Casa Pasteis de Belem | ©Mister No
Casa Pasteis de Belem | ©Mister No

En Lisboa, los pastéis de Belém son una institución y la pastelería que utiliza la receta original del siglo XIX se encuentra en esta zona de la ciudad. Naturalmente estamos hablando de la Casa Pastéis de Belém, el establecimiento de Rua de Belém 84. Lo reconocerás por los azulejos de su fachada y por la cola que a menudo se forma en la entrada. Las tortitas que salen a diario de este sitio son un deleite por el paladar y vale la pena esperar un poco. Además de los pastéis, puedes comprar también un Bolo Inglês, surtidos dulces y salados y mermelada.

Durante la época navideña la oferta del lugar se complementa con el bolo-rey y el bolo-rainha, dos versiones portuguesas del roscón de reyes. Si viajas en estas fechas, te recomiendo leer el post 10 cosas que ver y hacer en Lisboa en diciembre.

Sumérgete en el arte moderno y contemporáneo

Museu Coleção Berardo, | ©Dilum2444
Museu Coleção Berardo, | ©Dilum2444

A poca distancia del Monasterio de los Jerónimos se encuentra el Museu Coleção Berardo, una institución cultural que reúne más de 900 obras de las principales corrientes artísticas de los siglos XIX y XX.

Entre las creaciones más relevantes, debemos obligatoriamente mencionar “Femme dans un fauteuil” y “Tête de femme” de Picasso, “Brillo Box” de Andy Warhol (unos cubos de madera que recrean los envases de las esponjas) y “Edipo y la Esfinge según Ingres” de Francis Bacon. El museo ha ganado un “Traveller's choice” de Tripadvisor en 2021 y te aseguro que merece la pena visitarlo. Se encuentra en Praça do Império y la entrada general tiene un coste aproximado de 5 €.

El consejo de Mateo

Si te gusta el arte contemporáneo y visitas la capital portuguesa durante el fin de semana, estás de suerte. ¡Los sábados se entra gratis!

Acércate a conocer el recién llegado del barrio: el MAAT

el MAAT | ©Susanne Nilsson
el MAAT | ©Susanne Nilsson

La orilla del río hospedan una institución cultural de gran interés: el MAAT, el Museo de Arte, Arquitectura y Tecnología de Lisboa. Se encuentra a lado de la vieja central eléctrica de la ciudad y su forma simula una ola sobre el Tajo. Inaugurado en octubre de 2016, alberga exposiciones de artistas, arquitectos y pensadores contemporáneos. También se utiliza para algunos conciertos y proyección de películas.

A nivel arquitectónico, este edificio se caracteriza por los 15.000 azulejos tridimensionales que reflejan los reflejos del agua y por su punto panorámico público que mira hacia la otra ribera del Tajo. Los dos edificios que lo componen (Central – Museo de la Electricidad y el MAAT) abren de 11:00 a 19:00, de miércoles a lunes.

Para completar la visita, puedes tomar algo en maat Café & Kitchen, un restaurante que propone una cocina de autor de estilo mediterráneo. Su especialidad son los pescados y los mariscos de la costa portuguesa.

Cruza la puerta de un estadio icónico

Estadio de Os Belenenses | ©Threeohsix
Estadio de Os Belenenses | ©Threeohsix

¿Fan del fútbol? Entonces te gustará saber que el barrio de Belém hospeda el estadio de Os Belenenses, el tercer equipo de Lisboa y el cuarto por número de seguidores a nivel nacional. El Estadio do Restelo es su casa desde el 23 de septiembre de 1956, cuando los locales se impusieron por 2 a 1 contra el más poderoso Sporting. El estadio tiene una capacidad para 19 856 espectadores y cuenta con una preciosa vista sobre el Monasterio de los Jerónimos y el río. Si te apetece, puedes visitarlo con un tour guiado. Si te interesa, te recomiendo consultar su web oficial.

Reserva un tour guiado por Lisboa