Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestro sitio web, aceptás el uso de cookies. Saber más.

Subir a la Cúpula de San Pedro en Roma

Uno de los grandes atractivos de la Ciudad del Vaticano es la inmensidad de la cúpula de San Pedro y por supuesto, sus vistas. Te cuento todo lo que necesitas saber -horarios, precio, entradas- para subir y contemplar la espectacular panorámica de Roma.

Carmen Navarro

Carmen Navarro

Lectura de 10 minutos

Subir a la Cúpula de San Pedro en Roma

San Pedro de noche, iluminada | Karim Ben Van

La hemos visto cientos de veces en postales, películas, fotos... pero no todos los que se acercan hasta la Basílica de San Pedro suben a la Cúpula, ubicada dentro del templo. La experiencia sin subir a lo más alto de la Ciudad del Vaticano no está completa.

En todos los rankings de mejores cosas que hacer en Roma siempre tendrás este plan en el top y es que desde allí verás la increíble estampa de la Plaza de San Pedro desde las alturas con el resto de la ciudad a tus pies. Aunque entrar en la Basílica es gratis, subir a la cúpula requiere un ticket especial. Te cuento cuál es la mejor manera de conseguir las entradas.

La mejor opción

Visita guiada de la Basílica de San Pedro con subida a la cúpula

Evita las largas colas en la Basílica de San Pedro y accede con esta visita guiada que incluye la subida a la cúpula

No te pierdas nada del gran templo cristiano del Vaticano y déjate guiar por un experto que te llevará por el interior de la Basílica y de forma exclusiva hasta la terraza de la cúpula de San Pedro.

Durante las aproximadamente dos horas que dura esta visita tendrás la oportunidad de recorrer la gran Basílica de San Pedro y descubrir todas las obras de arte que alberga su interior gracias al guía experto en arte que te irá contando cada detalle.

Todo ello además de subir hasta su imponente cúpula, algo que hacerlo por tu cuenta puede suponer una gran pérdida de tiempo y energía debido a las famosas colas que se forman en torno al monumento. Y créeme que necesitarás de ambos para escalar hasta ella.

Contemplar las vistas panorámicas desde lo más alto del Vaticano será uno de tus momentos favoritos en Roma y facilitarte la tarea con este tour guiado a la cúpula es algo que agradecerás.

Recomendado si... Quieres hacer una visita a fondo del templo católico del Vaticano sin perderte la subida a la cúpula cristiana más alta del mundo.

¿Cómo es el tour guiado con subida a la Cúpula de San Pedro?

Fachada San Pedro | ©Pixabay
Fachada San Pedro | ©Pixabay

El tour con acceso al área de la cúpula de San Pedro es en grupos reducidos, lo que te aportará más proximidad al entorno. Gracias al guía especializado, aprenderás sobre el valor histórico y artístico de las obras de Miguel Ángel y Bernini que alberga la Basílica y recorrerás también la Plaza de San Pedro para apreciar la famosa Columnata.

Por otro lado, es importante saber que hasta hace poco tiempo, la única manera de conseguir las entradas para subir a la Cúpula de San Pedro era haciendo cola dentro del templo, ya que no se vendían online. A día de hoy eso ha cambiado y ya puedes reservar un tour guiado con subida a la Cúpula. De este modo lograrás evitar largas esperas en taquilla.

Reserva un tour a la Basílica de San Pedro y la cúpula

¿Merece la pena comprar entradas online para San Pedro y la Cúpula?

Cúpula de San Pedro | ©Aldo Loya
Cúpula de San Pedro | ©Aldo Loya

Entrar en la Basílica es gratis, pero para subir a la Cúpula necesitarás un ticket especial que solo podías comprar en la misma Basílica. Para ahorrar colas innecesarias (el aforo está limitado y la espera es larguísima) existe el pack que combina la visita guiada con la entrada sin colas a la Basílica de San Pedro y el acceso a la Cúpula.

Todo ello se hace en un tour con grupo reducido acompañado de un guía experto y te aseguro que merece la pena: la Basílica está cargada de detalles e historia y la multitud de gente esperando para comprar las entradas en la propia Basílica hará que tengas que subir a la Cúpula ya cansado.

Esto también te ahorra las colas de entrada al propio templo, que pueden llegar a durar horas. En definitiva, por un precio muy razonable tienes incluida la visita guiada, el acceso sin filas y la entrada exclusiva a la Cúpula, algo que no es nada fácil encontrar online.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Precio de las entradas a la Cúpula

Dentro de la Iglesia de San Pedro | ©Marty B
Dentro de la Iglesia de San Pedro | ©Marty B

Para acceder a la Cúpula tendrás que pagar 8€ si quieres hacer andando toda la subida o 10€ si la quieres combinar con subir un tramo en ascensor. Este precio no incluye visita guiada ni tampoco te evitará las colas. Si optas por asegurarte la entrada con antelación y comprar el pack que incluye la visita guiada al templo y las entradas a la Cúpula, el precio asciende a unos 42 euros.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Cómo comprar las entradas a la Cúpula en la Basílica

Catedral de San Pedro del siglo XVI | ©LPLT
Catedral de San Pedro del siglo XVI | ©LPLT

Si prefieres improvisar y comprar las entradas para la Cúpula "in situ", también puedes hacerlo. Una vez llegues al interior de la Basílica, verás enseguida las indicaciones que te llevan al punto donde está la taquilla para la Cúpula.

Pero una vez has superado las colas en la Plaza de San Pedro para entrar a la Basílica corres el riesgo de perderte la subida a la cúpula ya que de nuevo las colas para la taquilla te quitarán las ganas. O simplemente puede que no haya disponibles.

Pese a que la entrada a la Basílica es gratuita y no necesitas ningún billete o ticket especial, puedes conseguir saltarte las colas comprando en la web oficial de Hellotickets y con antelación las entradas sin colas para la Basílica de San Pedro.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Horarios de la Cúpula de San Pedro

Horarios para la visita de la Cúpula de San Pedro | ©Alexander Schimmeck
Horarios para la visita de la Cúpula de San Pedro | ©Alexander Schimmeck

La Cúpula de San Pedro está abierta durante todo el año. Normalmente, puedes acceder a ella desde las 8:00 de la mañana hasta las 17:00 de la tarde entre octubre y marzo, y de 8:00 a 18:00 de abril a septiembre.

Pero digo normalmente porque estos horarios pueden modificarse en el caso de que haya alguna festividad o celebración religiosa que requiera que la Basílica de San Pedro esté cerrada al público general por seguridad. Por eso, te recomiendo que cuando planees tu viaje a Roma cuentes con que podría estar cerrada alguno de los días.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Mejor momento para subir a la Cúpula de San Pedro

Detalle de la Cúpula de San Pedro | ©Briana Tozour
Detalle de la Cúpula de San Pedro | ©Briana Tozour

En general, como en cualquier punto turístico de la ciudad, con cuanta menos gente te cruces, mejor. Y esto suele suceder a primera hora de la mañana. Además, a esas horas la ciudad todavía está tranquila y los tenues colores de la mañana son preciosos.

La tranquilidad y el silencio desde lo más alto de San Pedro también se valoran bastante, así que te animo a que madrugues. En general, es buen momento para ver también la Basílica de San Pedro e incluso los Museos Vaticanos.

Cómo es la subida a la Cúpula de San Pedro

Escaleras Vaticano | ©UnSplash
Escaleras Vaticano | ©UnSplash

No te voy a mentir: la subida no es sencilla, hay ascensor solo en un tramo y seguramente no sea apta para claustrofóbicos. Pero si te lo tomas con calma y energía, te aseguro que no te vas a arrepentir.

Ascensor vs escaleras

Si te decides por hacer la subida andando íntegramente, debes saber que te esperan por delante 551 escalones (si subes en ascensor te ahorras una buena parte y "solo" tendrás que subir 320). Debes saber que aunque pagues la tarifa con ascensor también deberás subir escaleras.

Las colas para la Cúpula

Respecto a las colas, en ambas opciones tendrás que esperar tu turno -suele haber bastante gente- pero como podrás imaginar, las colas para tomar el ascensor son más largas si cabe.

Otra cosa que debes saber es que la cola de subida es distinta a la de la bajada, así que no podrás dar marcha atrás si te arrepientes en medio de la subida (dudo que te arrepientas, pero si no te gustan nada los espacios muy reducidos o estrechos, piénsatelo bien antes de subir).

Mi recomendación

En general, te recomiendo que te lo tomes con calma, que disfrutes de la inmensidad de la Cúpula por dentro y que no tengas prisa en llegar hasta arriba. Las vistas desde lo alto harán que te olvides del cansancio.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Por qué merece la pena subir a la Cúpula de San Pedro

Vistas desde la Cúpula | ©Michele Francioso
Vistas desde la Cúpula | ©Michele Francioso

Las vista, las vistas y las vistas. Sin duda, una de las mejores panorámicas de la ciudad. Desde arriba de la Cúpula vas a tener una perspectiva de la ciudad y muchos de sus detalles totalmente distinta. Te cuento cuáles son las cosas en las que tienes que fijarte para sacarle el máximo partido a tu visita.

Las esculturas de Bernini sobre la Columnata

Desde lo más alto podrás contemplar, en primer plano, las 140 esculturas que encabezan la columnata de Bernini de la Plaza de San Pedro. Desde arriba, estas figuras toman otra dimensión y abren paso al horizonte de la impresionante Plaza.

La perfección de la Plaza de San Pedro

Si la Plaza desde abajo impresiona, la sensación de verla desde el cielo es inigualable. Podrás darte cuenta de su majestuoso tamaño, la perfección de su elipsis y el efecto óptico de esta maravilla de la arquitectura.

El Castillo de St. Angelo y sus pasadizos

En el horizonte destaca en primer lugar el perfil del Castel St'Angelo y los muros (o "pasetto) que unen el Vaticano con el Castillo. La inmensidad de esta fortificación es difícil de imaginar cuando lo vemos paseando por las calles de su alrededor, pero desde las alturas te deja sin aliento.

Los tejados de la ciudad

El horizonte de Roma es un sinfín de tejados de color naranja, cúpulas de piedra que coronan cada calle y una infinidad de terrazas y áticos llenos de flores y de vida. El mejor skyline de la ciudad se ve desde lo más alto de la Cúpula y merece la pena detenerse a verlo con tranquilidad.

El interior de la Cúpula

El camino hacia la cima también se puede disfrutar: entre escalón y escalón no olvides echar la vista al cielo de la Cúpula para disfrutar de su inmensidad y sus detalles.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Otras cosas que hay que ver en la Basílica de San Pedro

Vistas de la Ciudad del Vaticano | ©Jedi Equester
Vistas de la Ciudad del Vaticano | ©Jedi Equester

Recorre la Basílica de San Pedro a tu ritmo: es enorme y su interior está cargado de obras que merecen la pena: desde la Piedad de Miguel Ángel, la reconocerás enseguida porque siempre hay visitantes admirando la imagen hasta el baldaquino central. Tómate tu tiempo y disfrútala porque está cargada de detalles.

Además si eliges la visita guiada a la Basílica de San Pedro no te perderás ningún detalle y podrás entender la importancia histórica, artística y religiosa de la iglesia católica más grande del mundo.

La Piedad

Miguel Ángel dio vida a esta espectacular escultura de mármol de casi dos metros entre 1498 y 1499 para representar a la Virgen María recogiendo el cuerpo de su hijo Jesús fallecido en la cruz. La calidad de los detalles, las dimensiones y las perfectas proporciones pronto la convirtieron en una de las obras más admiradas de Miguel Ángel. Actualmente se encuentra en la primera capilla a la derecha, muy cerca de la entrada de la Basílica.

Las Criptas

Pese a que los últimos Papas no han sido enterrados en estas criptas, si decides descender a las entrañas de la Basílica de San Pedro, podrás ver las tumbas y mausoleos de más de 100 Papas y la necrópolis de San Pedro. Podrás adquirir la entrada dentro del mismo templo, ya que para acceder a las criptas necesitas un ticket específico que tiene un coste de unos 13 euros.

El Baldaquino

Esta colosal estructura diseñada por Bernini para cubrir el altar de la Basílica protagoniza el interior del templo capturando todas las miradas desde prácticamente todos los rincones. Es de bronce y mide casi 30 metros de altura (tendrás que alejarte mucho para que aparezca completamente en una fotografía).

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula

Otras cosas que hacer en el Vaticano

Angelus del Papa Francisco | ©Unsplash
Angelus del Papa Francisco | ©Unsplash

Únete a un tour guiado de los Museos Vaticanos

Para que puedas organizar bien tu visita a los Museos, lo primero que debes saber es que, en general, cuando se habla de entradas para el Vaticano, se habla de las entradas que dan acceso a los Museos Vaticanos, donde se alojan miles de obras y por supuesto, la popular Capilla Sixtina.

La Ciudad del Vaticano en sí, es de libre circulación y podrás pasear por su plaza e incluso a la Basílica sin tener que comprar ninguna entrada o pagar absolutamente nada. Más o menos largo, más o menos temprano y más o menos exclusivo (puedes elegir hacerlo en grupo grande o reducido), hacer un tour de los Museos Vaticanos es prácticamente obligatorio. Pasar por delante de tanta historia y simbología sin comprender mucho es una pena.

Dale la vuelta a la columnata de la Plaza de San Pedro

La Ciudad del Vaticano no sería lo mismo sin la maravillosa columnata circular que la conforma. Si además te gusta la fotografía, vas a disfrutar jugando con las perspectivas de esta obra de arte.

Aprovecha para ver al Papa en directo

Seas religioso o no, ver al Papa en directo es algo que se puede hacer fácilmente cuando visitas el Vaticano. Tendrás que ceñirte a unos días y horarios concretos (la misa de los miércoles o el Ángelus de los domingos) pero poderse, se puede.

No te vayas del Vaticano sin comer bien

Comer bien cerca del Vaticano es posible. Esta zona turística tiene algunos restaurantes escondidos que bien merecen una parada. Sea lo que sea que estés buscando (pizza, pasta, una merienda dulce o un bocadillo increíble), en los alrededores del Vaticano encontrarás lugares riquísimos.

Reserva una visita a la Basílica de San Pedro y la cúpula